Lugares recomendadas para los alpinistas y excursionistas

Para los alpinistas y excursionistas, el Monte Fitz Roy, ubicado en la sección norte del Parque Nacional Los Glaciares, se encuentra cerca de un pueblo llamado El Chaltén.

El pueblo es una meca para excursionistas y escaladores que desean trepar o intentar escalar el Monte Fitz Roy. Debido a las condiciones climáticas muy cambiantes, los escaladores pueden tener una larga espera o tener que abandonarla si no tienen tiempo de su lado. Otros quieren caminar por el sendero para estar lo más cerca posible del Monte Fitz Roy sin escalar técnicas.

Los habitantes primitivos de la zona venerated Mt. Fitz Roy y lo llamó Chaltén, que significa “montaña que fuma”, ya que creían que era un volcán, probablemente porque su cumbre siempre está cubierta por una capa de nubes. Su cumbre, que se puede ver fácilmente desde mucho más allá, debe haberles servido como una señal de orientación durante sus migraciones anuales desde el Océano Atlántico a los Andes. Puede seguir un camino directo al Campamento Base, o tomar una alternativa a través del bosque a lo largo del Río Blanco desde el norte en una ruta circular, con. vistas del Monte Fitz Roy y los glaciares inferiores.

Después de dos horas, llegarás al campamento base. Se sigue un buen camino de unos trescientos metros sobre laderas pedregosas hacia la Laguna de los Tres, un tarn llamado así por tres miembros de la expedición francesa que la subió hace unos cincuenta años. Puede disfrutar de una agradable parada de media hora para meditar, rodeada de impresionantes rocas, glaciares y campos de nieve.

Otro trekking impresionante hacia arriba y a través del bosque lo llevará a los pies de una de las montañas más desafiantes del mundo, Cerro Torre. Llegue a un mirador desde donde obtendrá una vista impresionante del resto del circuito hasta el fondo del Fitz Roy River Valley, frente al monte. Torre Range y la cordillera Adelas.

Un paseo por las morrenas jóvenes sin vegetación te llevará a la costa de la Laguna Torre y a otro extraordinario panorama que ha convertido a esta zona en una “parada obligada” para excursionistas y escaladores de todo el mundo: el monte. Torre flanqueada por las agujas Egger, Standhard y Bífida y la cordillera Adelas, las montañas Ñato y Grande, ambas con sus respectivos glaciares que se extienden hacia la Laguna Torre. Un paseo por las morrenas jóvenes sin vegetación te llevará a la costa de la Laguna Torre y a otro extraordinario panorama que ha convertido a esta zona en una “parada obligada” para excursionistas y escaladores de todo el mundo: el monte.

Torre flanqueada por las agujas Egger, Standhard y Bífida y la cordillera Adelas, las montañas Ñato y Grande, ambas con sus respectivos glaciares que se extienden hacia la Laguna Torre. Un paseo por las morrenas jóvenes sin vegetación te llevará a la costa de la Laguna Torre y a otro extraordinario panorama que ha convertido a esta zona en una “parada obligada” para excursionistas y escaladores de todo el mundo: el monte. Torre flanqueada por las agujas Egger, Standhard y Bífida y la cordillera Adelas, las montañas Ñato y Grande, ambas con sus respectivos glaciares que se extienden hacia la Laguna Torre.

Aves migratorias de la patagonia

AVES MIGRATORIAS DE LA PATAGONIA

En la Patagonia existen muchas especies de aves. Además de los maravillosos paisajes de lagunas, bosques, glaciares y montañas, las aves migratorias de la Patagonia son una verdadera maravilla para los amantes de la naturaleza. Aquí detallo algunas de las especies que puedes ver; cada uno de éstos se denomina de la siguiente manera:

CACHAÑA: a esta cotorra del bosque andino-patagónico, la podemos ver desde Neuquén hasta Tierra del Fuego.

CARPINTERO NEGRO GIGANTE: el mas grande de nuestros carpinteros, marca su territorio con un sonoro y doble tamborilleo.

OSTRERO NEGRO: su plumaje negrusco lo diferencia bien de las dos especies anteriores, pero su voz es muy similar a la del Ostrero Común.

ÁGUILA MORA: cuando nos acercamos al nido, la hembra previene a su prole con fuertes gritos de alarma.

CHORLO CABEZÓN: este chorlo nidifica en el sur de la patagonia y en el invierno migra al centro del país en pequeñas bandadas.

CHORLITO DE PECHO CASTAÑO: a esta especie del sur de la patagonia, también la podemos ver durante el invierno en el centro del país, luciendo su plumaje invernal.

CHORLITO PECHO CANELA: en temporada de reproducción su plumaje es muy llamativo. Desde el hemisferio Norte en abril-mayo vuela hasta la Bahía San Borombón y finalizan su viaje en Tierra del Fuego y Malvinas.

CHORLITO CENICIENTO: en las costas pedregosas de la lagunas de la meseta, oímos el sencillo silbo de este chorlo.

CHORLITO DE RABADILLA BLANCA: las agudas voces de vuelo lo distinguen fácilmente de la especie siguiente.

CHORLITO DE ALAS LARGAS: muy similar en apariencia, su gorjeante voz en vuelo lo distingue fácilmente de la especie anterior.

AGACHONA DE CORBATA: el macho complementa su vuelo de cortejo con vocalizaciones simples.

GAVIOTA COCINERA: forma bulliciosas colonias de nidificación a orillas del mar.

GAVIOTÍN GOLONDRINA GRANDE: es el gaviotín más común de las costas patagónicas.

PINGÜINO PATAGÓNICO: en las colonias de nidificación, las voces de cientos de individuos producen gran algarabía.

CHORLITO DE DOBLE COLLAR: a este chorlo se lo encuentra tanto a orillas del mar como en las lagunas de la meseta.

MACÁ PLATEADO: al comenzar la primavera, este zambullidor forma pequeños y bulliciosos grupos.

MACÁ TOBIANO: su canto melancólico enmarca el tendido paisaje de las lagunas de la meseta patagónica.

OSTRERO COMÚN: es común en las playas patagónicas, donde forma pequeños y bulliciosos grupos.

CORMORÁN DE CUELLO NEGRO: nidifica en acantilados y sus ásperas voces se mezclan con el rumor del mar.

CORMORÁN REAL: común a lo largo de las costas patagónicas, forma grandes colonias junto al mar.

GARZA BRUJA: en la noche podemos oír su áspera voz a orillas del mar, ríos y lagunas

BANDURRIA COMÚN: mientras vuela en pequeños grupos, su voz metálica y estridente se puede oír a gran distancia.

CAUQUÉN COMÚN o CAIQUÉN (Kaikén): es el más común de los cauquenes, el agudo silbo del macho contrasta con el áspero graznar de la hembra.

CAUQUÉN CABEZA GRIS (Kaikén): esta especie es típica del bosque andino-patagónico.

PATO VAPOR GRANDE: este pato de gran tamaño es común en el Canal de Beagle.

 

Evita los errores habituales de los mochileros

La opción de salir con tu mochila y todo lo que a esto se asocia es una de las mejores formas de viajar (que se lo pregunten sino al mochilero Iosu). Quizás en ocasiones es algo más lento, pues supone evitar taxis, hoteles y demás…que cambias por el uso del transporte público más económico, dormir en hostales o albergues de backpackerso incluso en un sofá de couchsourfing en casa de un desconocido.

Parece fácil, y en cierto modo lo es, pero todo irá mejor si evitas cometer ciertos errores muy comunes y fácilmente evitables. Aunque claro, la vida del mochilero también implica aprender a través de la experiencia, tomar el camino aparentemente más difícil, aunque generalmente mucho más satisfactorio. Pese a todo, os damos algunos consejos que quizás os sirvan para iniciaros habiendo dado un pasito más.

Haciendo el equipaje

Mucho cuidado con llevar exceso de equipaje. Si tu mochila es de 65 litros, posiblemente tiendas a llenarla todo lo que puedas: craso error. El espacio es un bien precioso al igual que el peso que vas a acarrear, y posiblemente añadas alguna que otra cosa en el camino. Además, posiblemente debas incluir en esa mochila algunos alimentos o bebidas que necesitarás, y quizás no cuentes con ese espacio desde el principio.

Siempre es mejor dejar cosas en casa que verte obligado a llevar bolsas de más o dejar algo que luego quizás te arrepientas. Otro hecho que se debe tener en cuenta es que el hecho de llevar mochila implica que andarás y bastante con ella, más razones para evitar el exceso de peso innecesario. En lo que a la ropa respecta, debes llevar suficiente como para poder cambiarte y cambiar de contexto pero de forma básica, siempre puedes lavar en el viaje. Si conoces un poco el destino o te has informado, lleva el volumen de abrigo adecuado y un extraque ocupe el menor espacio posible pero abrigue o aísle lo máximo.

Planificando y reservando

Es cierto que hay que tener una cierta idea de donde se va a ir y donde vamos a dormir, pero se ha de hacer una planificación relativo. Esto es, debe ser tan flexible como sea posible, no reservar en exceso y pretender cerrarnos a un plan concreto, especialmente si hablamos un viaje largo.

  • Recomendable: reservar el albergue para las primeras noches, sobre todo si vamos a una gran ciudad y a un destino típico de viajeros.
  • Mala idea: reservar directamente más allá de las primeras noches o contratar excursiones y actividades, especialmente cuando son una tras otra o en diferentes lugares.

En general es muy importante saber dónde y cuándo vamos, esto es, llegar a una ciudad como Granada en plena primavera es sinónimo de elevado número de viajeros y mochileros. En este caso si que es recomendable reservar una primera noche con dos o tres días de antelación, sobre todo para asegurarnos tener el alojamiento deseado.

Nunca debemos olvidar que nos interesa ser flexibles, ¿quién no se ha enamorado de un lugar de forma inesperada y sin embardo se ha llevado una gran decepción con otro en principio más popular? Otros de los puntos claves de la planificación son:

  • Conocer alguna palabra o expresión del idioma local nunca está demás.
  • Muy importante informarse de las normas culturales, sobre todo en ciertos destinos.
  • Tener una idea general de la geografía básica nos va ayudar más de lo que nos creemos.

Dinero

Tema básico y delicado. Nunca nos debemos quedar sin efectivo, pero no es en absoluto recomendable moverse con grandes cantidades. Es importante saber qué acceso vamos a tener a cajeros automáticos en nuestro destino y si nuestra tarjeta va a funcionar.

Nunca guardes todo tu dinero, tarjetas y documentación en un mismo sitio, todo por separado. Es muy importante que el dinero que calcules que vas a gastar en un día no esté junto con el total, estarás más tranquilo. Además, el total nunca debe estar todo junto.

  • Puedes dejar una autorización y datos bancarios en tu lugar de residencia habitual a alguien de confianza, quizás es te evita algunas complicaciones.
  • Si tu tarjeta es de crédito, a veces es recomendable avisar al banco para que no la bloqueen por uso sospechoso. Esto sobre todo en ciertos destinos, caso de Bangkok.
  • Nunca lleves ni poco ni exceso de efectivo, al menos de forma aparente. Es muy importante planificar esto y saber cuándo podrás sacar.
  • No está de más si alguien tiene una cierta idea de por donde estás y más o menos cuál pretendes que sea tu próximo paso, esto no implica un flujo constante de comunicación.

Compañeros de viaje

Es muy importante saber si quieres viajar solo, y lo que eso implica, o si lo vas a hacer con alguien, un buen amigo o alguien especial. Si te equivocas con tu compañero de viaje te lo puede arruinar o hacértelo realmente duro. Igualmente, si no estás habituado a viajar como mochilero, quizás sea mejor tener un poco de experiencia antes de viajar tú solo.

En la elección de tu compañero de viaje asegúrate de que su personalidad se adecua a las posibles circunstancias e imprevistos habituales de estos viajes y, por supuesto, a ti. Vais a pasar muchas horas juntos y probablemente algunos momentos de incertidumbres, no es una buena opción discutir a ciertos niveles en este tipo de viajes con tu compañero.

  • Ten en cuenta la importancia de la solidaridad mutua necesaria.
  • Si ya has viajado con esa persona, mejor que mejor.
  • En el viaje no olvides la importancia del espacio personal, esto es, a veces no haréis las mismas cosas o simplemente uno necesitará un rato de soledad consigo mismo. Respetadlo y las posibles tensiones se disiparán.
  • La paciencia y una buena comunicación es algo básico.

El inicio de tu viaje

Es el momento de salir y mirar hacia delante, todo lo que te espera. Busca una cierta desconexión, no pretendas seguir atado a tu día a día. Puedes comunicarte por Skype o alguna de las múltiples opciones que ofrece internet ocasionalmente, pero no olvides que vas a salir, vas a desconectar. Suficiente tienes con ajustarte al “ritmo de tu presente” como para pretender coordinar dos, acabarás estresado, agotado y no disfrutarás igual.

  • Si es un viaje largo, puedes usar un blog para colgar algunas fotos y dejar algún comentario, cada una o dos semanas, no necesitas más.
  • Envía algún mail general a tu lista de amigos y familiares para que tengan una idea general y que todo va bien.
  • Recuerda que las redes sociales seguirán existiendo cuando vuelvas, ya colgarás las fotos y demás en su momento. Desconecta que la realidad sigue su paso y estará en el mismo lugar cuando vuelvas.