5 lugares para hacer montañismo en Santiago, España

Galicia tiene en mi opinión el paisaje más hermoso de España. Vivimos en una región que tiene costas y playas increibles. Pero son sus paisajes de interior lo que sin duda llama la atención al viajero. Por ello, a continuación te propongo 5 lugares para hacer montañismo en Santiago. Recuerda que en Mascupon tienes acceso a las mejores ofertas y cupones descuento en complementos, ropa, y materiales, y calzado para hacer montañismo.

5 Lugares para hacer montañismo en Santiago

Monte Pedroso

Este monte se alza directamente al noroeste del casco antiguo, e incluso es visible desde la central Praza do Obradoiro. Si no dispones de mucho tiempo pero quieres una buena panorámica, es parada obligatoria.

A partir de la catedral solo se tarda una hora en subir, la pendiente es suave y la cumbre amplia.

Debajo de la cumbre está el Parque da Granxa do Xesto. Un lugar ideal para hacer picnic o comida al aire libre.

Monte do Viso 

Es similar al anterior. Pero se encuentra al otro lado de la ciudad, al este. Por lo que las vistas panorámicas desde arriba son similares, pero de forma invertida.

Es bastante difícil llegar porque está en el medio de la nada. Creo que eso es lo que le da encanto. Puedes ver las granjas familiares, algunas ya abanonadas.

El bosque es denso, una vez atravesado la cumbre solitaria te quita la respiración. No es uno de los montes más concurridos, pero si te permite encontrarte a ti mismo.

Monte do Gozo 

Este monte debe su nombre  porque en la Edad Media, cuando los peregrinos se dirigían hacia el oeste por el Camino de Santiago, el Monte do Gozo era el primer lugar donde podían vislumbrar el campanario y las torres de reloj de la catedral.

Simboliza que el final del camino está proximo. Por desgracia, los árboles altos y bloques de apartamentos modernos ocultan la vista de la iglesia hasta llegar a la Rúa de San Pedro.

Sin embargo, el Monte do Gozo sigue siendo un lugar muy significativo en Santiago, y desde este lugar el santuario de San Jaime está a sólo una hora a pie.

Pico Sacro

Esta montaña no está en Santiago, si no en Lestedo (Boqueixón). Pico Sacro es una montaña de 533 metros de altura con un pico cónico y nítido que es inconfundible cuando se ve desde Santiago.

Para llegar, simplemente hay que tomar u bus. Aunque hacer el camino hasta la cumbre a pie, es lo más recomendable. Tiene algunas formaciones rocosas interesantes e incluso una cueva oculta.

Negreira

Otra caminata que me gusta recomendar a mis amigos es sencillamente ir hacia el oeste desde la Praza do Obradoiro y seguir las flechas amarillas y las conchas que apuntan a Fisterra. Mientras que el Camino de Santiago termina oficialmente en la catedral, un Camino secundario de Fisterra continúa al oeste a la costa a lo que los antiguos creyeron era Finis Terre (el extremo del mundo).

Por supuesto, se tarda tres o cuatro días en llegar a Fisterra a pie, pero la etapa de 19 km a Negreira al final del primer día es de sólo cuatro horas de caminata recta. Al final se llega a ver una hermosa sección de bosques de eucaliptos gallegos y casas rurales.

Justo antes de llegar a Negreira está el Ponte Maceira. Un impresionante puente medieval que atraviesa el río Tambre.

Gastronomía mexicana para ahorrar unos pesos

En el post de hoy vamos a hablar sobre gastronomía mexicana típica que puedes degustar por muy poco dinero. Ya hemos comentado anteriormente que no es necesario ir a lujosos restaurantes para degustar la gastronomía local. No es necesario gastar muchos pesos para disfrutar de la cultura culinaria de este país.

GUÍA DE GASTRONOMÍA MEXICANA LOW COST

Tostadas de Coyoacán

En medio del folclórico mercado de Coyoacán puedes encontrarte con el arte gastronómico de las Tostadas de Coyoacán. Para quién no lo sepa son tortillas de maíz fritas con un montón comida buena en la parte superior. Este bullicioso y colorido puesto ofrece más de una docena de enormes platos con coberturas deliciosas. Camarones frescos preparados con tomate y chili, pollo en salsa roja, ensalada de cangrejo, cerdo en chocolate y mole, y la lista continúa. Comienza con un suculento ceviche de limón, cubierto con salsa de color verde brillante, luego puedes pasar al pulpo. Para beber, te recomiendo que pidas Agua de Frutas.

Mariscos: El Caguamo

El Caguamo es una cabaña en la acera en el centro histórico de la ciudad, y es el mejor lugar de la ciudad para degustar marisco fresco. Está lleno de jóvenes aficionados y veteranos por igual. Filetes de pescado frito, cócteles de camarón, tostadas y ceviches. Los ceviches son servidos en un vaso o en una tortilla de maíz frito y crujiente. Son ensaladas de pescado, cangrejo, calamar o pulpo, marinados en jugo de limón y vinagre blanco a base de hierbas. Luego se termina con un poco de aceite de oliva y unas cuantas rodajas de aguacate picado, tomate, chile, cebolla y cilantro. Un equilibrio perfecto de sabores.

El Huequito: tacos al pastor

Lo más chilango de todo México sin duda son los tacos al pastor. El Huequito es el lugar donde mejor lo hacen. Es indiscutible, está padrísimos! Es una variedad del conocido plato libanés shawarma. Se compone de cerdo en rodajas finas, ahumado, jugoso y suculento con salsa de chili. Bocados de gloria a 12 pesos. Una maravilla.

Boris Quercia: “En Chile tenemos el cine que nos merecemos”

 

Después del rotundo éxito de Sexo Con Amor Boris Quercia vuelve nuevamente con una comedia bajo el brazo: El Rey de los Huevones. Al igual que su trabajo anterior esta historia promete hacer reí­r y entretener. Sin embargo ahora, su propuesta busca llegar un poco más allá, contando la historia de un ingenuo taxista que debe enfrentarse a las leyes de la realidad y los tropiezos del amor.Más…

Por Sofí­a Hasbún
Boris Quercia (1967) afirma desconocer la formula para conquistar al espectador. Sólo confí­a en hacer un trabajo sincero y acorde a la realidad que vivimos. Eso sumado a un acucioso trabajo en el guión debe ser suficiente para producir una buena pelí­cula. Para su primera entrega, esta ética de rodaje alcanzó claros resultados: Sexo con Amor (2003) se transformó en la pelí­cula más vista en la historia del cine local y su director recibió el Premio Altazor 2004 a la mejor dirección en cine de ficción.

El Rey de los Huevones, con estreno programado para el 31 de agosto, tiene su punto de arranque en un personaje bonachón y de la gran duda de un director: ¿qué conviene más ser honrado o avispado? Sin duda, una pregunta complicada de responder en medio de las exigencias de la sociedad moderna.

¿Cuál fue la fuente de inspiración para El Rey de los Huevones?

Es tan difí­cil descubrir donde se inspiró uno. Hay momentos en que lo tengo más claro pero últimamente, me doy cuenta que trabajo más sobre las dudas que sobre las claridades y certezas. Por ejemplo, en Sexo con Amor, trabajé sobre las vacilaciones que yo tení­a acerca del sexo, el amor y la fidelidad. Y en esta última oportunidad creo que siguen mis incertidumbres respecto del amor, porque El Rey de los Huevones es una historia de un amor imposible. De un tipo que no quiere hacerle daño a los demás y por eso mismo el amor se le vuelve inalcanzable, ya que cuando amamos estamos haciendo daño a quien NO amamos. En resumen, todos estos temas me sirven de materia prima. Ahora, el punto de partida es un tipo bonachón, honrado y un poco ingenuo.
Además desde ese inició, analicé que a alguien así­ se le hace difí­cil la vida entonces planteo la gran duda: conviene más ser honrado o pillo. Generalmente, la publicidad nos bombardea con mensajes que nos dicen que para ser exitoso en los negocios hay que ser un lobo, no un cordero. En este contexto mi historia es la de un perdedor, la de un cordero, pero también es la de un tipo correcto como debiéramos ser todos.
Pero sobretodo la pelí­cula es un producto de entretención donde se va a vivir una variedad de emociones, mucho más que en Sexo Con Amor; y si además la pelí­cula entrega tema de conversación y discusión, mucho mejor ya que significa que el resultado es una historia más completa.

¿Cuáles son tus referentes cinematográficos y en especial para este segundo largometraje?

Yo admiro mucho a un director italiano que se llama Mario Monicelli (1915), que tiene una pelí­cula que es una obra de arte titulada Los Desconocidos de Siempre. También me gusta mucho Ettore Scola(1931) , que todaví­a esta vigente pero su fuerte fue en los años 50 y 60. Me gustarí­a pensar que El Rey de los Huevones tiene algunas similitudes con Kolya (1996, de Jan Sverák), La Vida es Bella (1997, Roberto Begnini) y El Pibe (1921, Charles Chaplin). En todas ellas hay un tipo que se ve obligado a cuidar un niño con el que crea un fuerte lazo de afecto y esto también ocurre en mi pelí­cula. Además, son comedias que no le hacen el quite a las vicisitudes de la vida, es decir, que en un momento emocionan o conmueven. Ese es el género o el estilo que yo intente trabajar con esta pelí­cula, algo muy diferente a Sexo Con Amor, es un cambio bien radical.

¿Cómo es el proceso de creación de una historia?
Generalmente al escribir una historia voy sacando distintas versiones de un guión y conversando con algunas personas de confianza, sobretodo con mis socios. Juntos vamos haciendo las correcciones sobre el guión; es una especie de mutua colaboración entre los que escribimos para cine y trabajamos en el área audiovisual. La etapa de creación de un guión para nosotros es esencial por lo costoso de hacer una pelí­cula y el largo tiempo que uno convive con la historia, todo el proceso de post producción implica revisar la pelí­cula una y otra vez. Es como tomar la decisión de casarse con alguien, uno lo piensa bastante. Nunca nos hemos lanzado con liviandad a contar una historia, siempre hemos trabajado muchí­simo para llegar a una estructura dramática lo más sólida posible antes de proyectar cualquier trabajo sobre ese guión.

¿Cuál sientes que es el rol del cineasta?
Primero, me dedico a esto para vivir porque es la manera más entretenida que conozco de ganarme la vida. Quizás no es la más fácil, ni la más simple, ni la más exenta de riesgo pero si la que tiene menos rutina, la que me permite trabajar con mis amigos y mis socios de siempre. Entonces yo me enfrento a mi oficio como cualquier persona que se levanta todas las mañanas a trabajar y dentro de eso mi obligación es crear, buscar historias para habitar el imaginario común. Es decir, mi papel es llenar los espacios de ocio, aquel espacio que tiene la gente para escuchar historias, vivir fantasí­as e ilusiones. Yo soy el que cuenta el cuento antes de dormirse.

¿Cuál es la segunda lectura detrás de El Rey de los Huevones?
No me gusta sermonear al espectador. Se puede hacer una lectura pero tengo muchas dudas al respecto, porque me pregunto si el tipo es tan huevón como parece. Obviamente hay un punto de vista en la pelí­cula que es el mí­o pero no es impositivo. Tampoco castigo a los malos y premio a los buenos, sólo cuento la historia como la vida, en que las cosas pasan y uno aprende por costalazos y no por enseñanzas.

¿Cuál es el camino que quieres seguir en tus próximos trabajos?
El estilo de pelí­culas que me interesa filmar son como las historias italianas del neo realismo, algunas comedias francesas como El Placer de los Otros (1999, Agnes Jaoui), El Restaurante (2003, Pierre Salvadori). En pocas palabras pelí­culas sencillas, divertidas y emotivas.
Para hacer cine en Chile que es más conveniente  ¿ser pillo o huevón?
Hay que ser super pillo, tener mucho ingenio para encontrar la manera de poner en marcha una producción y terminar una historia. Obviamente estamos dándonos un gran lujo, un paí­s como Chile y con el tamaño del mercado hacer filmes es bien difí­cil. Si lo piensas es un poco absurdo hacer pelí­culas porque nunca se van a financiar por taquilla. Entonces hay que postular a ví­as alternativas de financiamiento, como los fondos estatales. También buscar alianzas o co producciones con otros paí­ses, en lo posible tratar de abrir nuestras fronteras. Este es un esfuerzo esencial para que en el mediano o largo plazo, tengamos una industria cinematográfica.

¿Cómo se viene el futuro de El Rey?
Por ahora estoy abocado a la explotación comercial de la pelí­cula, a su estreno el 31 de agosto, esa es mi prioridad. Vamos a pasar por el festival de Valdivia y también haremos una gira por todo el sur. La exhibición internacional viene mucho después cuando pase la locura del estreno. Además, a mí­ no me entusiasma mucho ir a Festivales porque es un poco un saludo a la bandera, a menos que uno vaya a un festival importante y gane, pero para financiar el costo total no sirve. Tampoco creo que un galardón asegure la taquilla nacional. Me parece más efectivo un comercial en TV, hacer una campaña entretenida y llamativa para que el espectador se anime a salir de su casa, se de el tiempo, dedique dinero y ganas a ver la cinta. En esta etapa me parece interesante sacar partido de internet porque es una instancia de comunicación importante y directa con los espectadores. (http://www.elreydeloshuevones.cl/)

Escribes, diriges y actúas, eres una especie de Woody Allen chileno
Claro que sin su cuenta corriente y en muy menor escala (se rí­e) Pero hablando en serio yo no sabí­a con la chichita que me estaba curando hasta que dije acción por primera vez. Ahí­ me di cuenta lo que era hacer un protagónico y además dirigir, es muy exigente. La ventaja de tener los dos roles es que no hay un segundo de distracción con respecto a lo que estas haciendo, estas siempre en algo, en el encuadre, en la escena que viene, en el vestuario, en las indicaciones del escenario, dirigiendo actuación , dirigiéndote a ti mismo. Estas copado al tope y eso me gusta, me siento completamente realizado. Si anda bien esta pelí­cula yo repetirí­a la experiencia.
Lograste filmar una comedia de gran éxito, sin embargo la mayorí­a de los largometrajes son dramas…¿crees que Chile es un paí­s de drama o es sólo un rollo de los directores?

Es una percepción un poco injusta. Seguramente si nos ponemos a ver la lista veremos que hay varias comedias o intentos de comedia o cintas que siendo drama tení­an muchos giños de comedia. Yo siempre recuerdo una frase de Raúl Ruí­z, muy ilustrativa en este sentido: “en Chile sólo se puede hacer comedias porque Chile es un paí­s de terremotos y frente a un terremoto lo único que queda es reí­r”. Y es verdad hay una cierta actitud del chileno que frente a las cosas que lo superan se rí­e y le pone el hombro, sigue adelante. Entonces no creo que sea justo juzgar al cine chileno como cine de drama. Lo que pasa es que cuando uno escribe un guión, lo primero que sale es el drama porque la vida es muy terrible y compleja. Ahora, frente a todas las tragedias del mundo, mi idea es encontrar el punto que hace soportable la vida. Sin embargo, no trabaja anulando las crueldades, las asume y les da otra lectura. El sentido está en encontrar la liviandad que permite soportar las crueldades de la vida para no vivir angustiado y deprimido.

¿Cómo ves el papel de la critica cinematográfica chilena?
Yo siempre leo todas las crí­ticas pero creo que esta labor es algo entre los creadores y los crí­ticos, más que ser un vinculo con el espectador. Yo como público no leo las crí­ticas y me parece que para las personas es más importante el boca a boca es decir, lo que le dijo el amigo de tal cinta. Ahora como realizador siempre me preocupo de revisar todos los comentarios acerca de los filmes chilenos. Para mí­ las opiniones a mis historias han sido un aporte porque soy una autodidacta. Por lo tanto, la manera que he tenido de aprender es haciendo cosas y luego criticándolas y escuchando a los demás. Obviamente hay que leer las con criterio ya que hay algunas sin mucho fundamento.

¿Cómo ves el nuevo cine chileno?
Hay un gran movimiento y una gran efervescencia. Ojalá que podamos seguir así­, porque cuando yo tení­a 24 años era muy frustrante intentar hacer un largo y encontrarse siempre con la barrera de presupuesto. Hasta que llegó el video digital y permitió hacer largos de manera más económica. Así­ pude hacer LSD, que no logré pasar a 35mm pero la puse en una sala, hice afiches y logré que 4 mil personas la vieran, aunque sólo era una proyección en video. Después de eso yo dije: acá llegó una explosión de creatividad, proyectos y pelí­culas de todos los estilos. Sin embargo, no fue tanta la variedad y la cantidad de aciertos. Finalmente te das cuenta que lo que nos detení­a a hacer pelí­culas no era la falta de presupuesto, sino el proceso mismo de levantar una producción y finalizar una historia. Por eso siento que técnicamente y presupuestariamente podrí­amos tener muchas más pelí­culas.
Por otra parte, a veces flaquea el guión, sobretodo en paí­ses como el nuestro en que no hay una gran tradición cultural, por eso creo que tenemos el cine que nos merecemos. Pero también tenemos las pelí­culas que somos capaces de hacer; artesanales, sencillas pero sinceras, de repente aparecen historias grandilocuentes que escapan y chocan con la realidad. No nos damos cuenta que lo mejor y más coherente, es el cine que va de la mano de lo que somos como paí­s. Debemos encontrar nuestra identidad de cine y esa será nuestra carta de presentación.

¿Cuál es la fórmula para tener un éxito de taquilla?
No existe esa receta añorada. Lo que si es claro que cuando el espectador se involucra emocionalmente con la pelí­cula hay muchas posibilidades que vaya por buen camino. Las pelí­culas que les va bien son aquellas que atrapan al espectador en su red de emociones ya sea la risa, el miedo, el llanto, la ternura, es decir que los conmueva. Ahora ¿cómo llegar hacer eso? Hay muchas manera, pero la que yo utilizo es la de ser sincero en mi trabajo; tratar de plasmar lo que siento en el guión, en la puesta en escena y contar con buenos actores, que puedan construir personajes con los que el espectador se sienta identificado.

¿Cuáles son tus futuros Proyectos?
Tenemos la historia de Roberto Parra, desde los 10 años hasta que se entera de la muerte de la Negra Ester. Esto implica que recorremos una parte importante de la historia de Chile. Además queremos entrelazar algo de la historia de Nicanor Parra y Violeta Parra, que representan distintos aspectos de nuestra cultura: una folclórica del campo, con Violeta y Nicanor como miembro activo de la intelectualidad y la poesí­a de Chile. Finalmente, Roberto que es el gran vividor pero también creador en la cultura del bajo fondo, bares y prostí­bulo. Además contamos con la colaboración de la hija de Roberto y la viuda, quienes tienen mucho material de creación de su padre.